martes, 2 de noviembre de 2010

30.10.2010

Seguirás cuidándome como lo has hecho hasta ahora. Con cada arruga de tu rostro una historia que contarme, una vida llena de recuerdos que no cabrían ni en mil páginas en blanco. Sensaciones inolvidables retenidas en instantes; besos, caricias y sonrisas para siempre en mi memoria. Tú eternamente recordada como has sido siempre, imágenes en color sobre el corazón y pequeños secretos solo para nosotras. Por siempre conmigo.