lunes, 13 de junio de 2011

Desarraigo.

Voy perdidito y me he encontrado a una princesa,
me encontrado entre sus labios cuando besan y besan.
Yo dejo al sol que entre por nuestra claraboya,
y ella dejó a los ratones que ellos royan y royan.

El tiempo pasa despacito,
cuando no te tengo a mi lado.
Necesito, para estar sentado,
un arbolito en este descampado.

[...]

Van tan deprisa nuestras almas que se arrollan,
que se encuentran cuando nuestros cuerpos follan.
Son, nuestras almas son dos versos que se rozan,
nuestros cuerpos como dos cerdos que hozan.

Si me veo desorientado
con la puerta de salida;
condenado a estar toda la vida
preparando alguna despedida.

[...]

Sé que al destino volveremos a engañar
porque no se acostumbre a nuestra rareza,
porque nunca más nos vuelva a manejar.

Dar contra un muro pa’ poderlo derribar,
que seguro nos depara una sorpresa,
si te atreves yo me atrevo a atravesa.

La vida vino dando volteretas,
los pies al suelo a mí no me sujetan.
Que soy viento y me embalo
y arranco las veletas.

[...]

La puerta pinto de color de rosa,
de laberintos que hay en mi cabeza;
me pierdo si me deja
y me encuentro si me roza.

Robe Iniesta.