domingo, 18 de diciembre de 2011

Hoy es cuando.

Hoy es cuando muero por tener una gatito con manchas grises y blancas. Uno pequeñito, recién nacido para que crezca con nosotros, para que se suba a la cama y nos gatee por la espalda mientras sus maullidos se mezclan con nuestros murmullos.

Hoy es cuando muero cada vez que me dices te quiero, cada vez que me abrazas o me muerdes justo en el cuello. Cada vez que te digo mucho y tu me preguntas " pero, ¿cómo de mucho?", me derrites. Cuando me prometes infinitas gominolas o me das una bolsita de ellas, también me derrites.

Hoy es cuando mientras nos acurrucamos en la cama y vemos cualquier película me quedo embobada mirando tu cara, ese lunar que tienes justo a tu izquierda y a mi derecha a la vez, encima del labio. Me sueles pillar y me preguntas "¿te está gustando la película?" y siempre sonrío.

Y hoy también, pero ya de noche es cuando te quedas dormido conmigo en tus brazos y te miro de nuevo. La luz de la tele que suena bajito se refleja en tus ojos, tu nariz, tu boca... y me siento feliz.

Sonrío de nuevo, porque hoy es cuando me doy cuenta que tú lo eres todo. Hoy me doy cuenta de que tú me elegiste a mi. Hoy, por la noche, justo antes de dormirme me siento la persona más feliz del mundo, rodeada por tus brazos y tus "Buenas noches, princesa".

1 comentario:

Patricia Rico y Yael Rodriguez dijo...

Que declaración más bonita... eso es vivir el amor
unbesiño tocalla
Patri
http://www.siemprehayalgoqueponerse.com/