lunes, 6 de febrero de 2012

Tal cual.

Ojalá fueras más atento y nos viésemos todos los días. Ojalá siempre fuese yo antes que todo el mundo. Ojalá me dijeses cada dos minutos te quiero. Ojalá no te tuviese que sacar con alicates todo lo que sientes por mí.
Ojalá yo no fuese tan posesiva, ni tan dependiente. Ojalá pudiese hacer mis planes sin acordarme de ti. Ojalá pudiese controlar mis ganas de saber de ti. Ojalá no sintiese tanto por ti, ni tuviese siempre en la punta de la lengua un te quiero.

Ojalá sigamos siempre como ahora. Porque tu eres como eres y yo soy como soy. Porque si fuésemos diferentes seríamos otros. Porque si no tu no estarías en mi vida, ni yo en la tuya.
Porque si no no nos querríamos como nos queremos,
cada uno a nuestro manera.

1 comentario:

A. dijo...

Qué razón.
Las relaciones tienen tantas aristas, tantos ángulos. Habrá muchos desencuentros pero lo que realmente importa son los momentos que te roban y te dan todo. Si es que, qué más da, si el amor es ciego y no es solo un tópico.