martes, 24 de noviembre de 2009

Autobús.

- Besarte a media luz...
- ¿Eso es lo que realmente quieres?
- Te vi, ¿te acuerdas? Un martes que parecía ser un día como otro cualquiera en el calendario, justo después del lunes y antes del miércoles; quién lo diría... Sin embargo, fue gracias a un pequeño detalle que sucedió, se tornó en especial. Salía 10 minutos más tarde de lo habitual, lo que hizo que cogiese el siguiente autobús. Era un día soleado, me senté en el sitio de siempre, saqué las gafas de sol y me puso los cascos. Comenzó el traqueteo normal y de golpe un frenazo; todo por culpa de un maldito chico que llegaba tarde, suerte que el conductor era amable y lo esperó. Quería ver la cara de aquél que estaba haciendo que pasaran los minutos y que aumentara el tiempo de mi tardanza, levanté la mirada... y ahí estabas tú, cabizbajo, con tus ojos verdes y tu media sonrisa diciéndole justo al chico que estaba sentado delante mía que por nada no llegabas...
- Así que la primera vez que me viste, ¿me odiaste?
- Simplemente empecé a sentir por ti algo indescifrable.
- Quizá pueda ayudarte a resolver la incógnita, porque también me acuerdo de ese día y he de decir que tu llegaste a mi; soy olvidadizo y descuidado, siempre llego tarde... es algo habitual, aquél era mi autobús. Te convertiste en la x de mi función, deduzco que la y es todo lo que siento ¿ Tú qué crees?
- Que deberías de dejar las matemáticas a un lado y besarme a media luz...

1 comentario:

Lily. dijo...

"Tu qué crees? Que deberás de dejar las matemáticas a un lado y besarme a media luz..." Amei!!!